La falta de oxigenación de raíces y la proliferación de enfermedades ponen en duda los rinde de la oleaginosa.


Las pérdidas en la soja, producto de las lluvias e inundaciones, serán de 455.000 hectáreas, 185.000 más que las estimadas la semana pasada, según estudios de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Para la entidad, en solamente un mes la región núcleo pasó de una intención de siembra inicial de 5,45 millones de hectáreas a 4,99 millones.

Esa merma se debe a 115.000 hectáreas perdidas en el centro sur de Santa Fe, 85.000 en el norte bonaerense y 70.000 en el este de Córdoba.

En los últimos días de enero, en el oeste bonaerense llovieron 140 milímetros, mientras que el norte de los departamentos Unión y Marcos Juárez en Córdoba, junto a San Martín y Belgrano en Santa Fe acumularon entre 100 y 150 milímetros“, destacó la BCR.

Por su parte, la falta de oxigenación de raíces, muerte o poco desarrollo de nódulos y la proliferación de enfermedades empiezan a poner en duda los rinde de la oleaginosa.

“Las áreas menos perjudicadas pueden soportar nuevas lluvias de 40 a 50 milímetros. Pero en las zonas más sensibles, la cantidad de lluvias de acá en adelante estará correlacionada con una caída de rindes. No obstante, todavía un 45% del total de la soja de primera es calificada como muy buena”, concluyó el informe.






Comentarios