La jueza María Trinidad Chiabrera deberá decidir si remite el caso al fuero federal como desaparición forzada. 


La búsqueda del joven Valentín Reales, el adolescente que desapareció hace más de dos años en Cabín 9, podría pasar de la Justicia provincial al fuero federal como desaparición forzada. Tras la audiencia celcebrada este lunes, la determinación quedó en manos de la jueza María Trinidad Chiabrera, quien dará su resolución de forma escrita.

Por lo pronto, el fiscal Guillermo Apanowicz, a cargo de la búsqueda de Valentín, pidió que presente un informe completo y con mayores precisiones sobre las medidas que realizó durante su investigación.

Vale recordar que Reales tenía 15 años cuando su mamá lo vio por última vez. Desapareció el 15 de noviembre de 2016. Nació y se crió en Cabín 9, el barrio límite entre Pérez y Rosario.

Sus familiares temieron lo peor ya que antes de desaparecer, el joven había denunciado que desde muy joven fue miembro de una banda criminal que lo comenzó a hostigar cuando quiso salir. La banda mencionada es los Cuatreros, a quienes involucró en el negocio del narcomenudeo y las usurpaciones de viviendas. Gracias a su declaración, algunas personas fueron detenidas aunque él quedó desprotegido.

Tras su desaparición, en el barrio se rumoreó que lo habían torturado, lo mataron y escondieron su cuerpo en un campo. Por este motivo se realizó un rastrillaje por la zona pero sólo encontraron una zapatilla con sangre.

En la causa figura que Valentín había trabajado para la banda y vendía drogas para ellos. Cuando quiso abandonar esa vida comenzó a padecer golpizas. Una de ellas fue tan fuerte que el joven decidió denunciarlos en la Justicia y contar todo a la Fiscalía. Allí comenzó una verdadera pesadilla que terminó en su desaparición.

El caso llegó hasta organismos internacionales y fue la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la que instó a las autoridades argentinas a que el caso sea investigado como Desaparición Forzada de Persona y pase al fuero federal.

El pedido llegó al fiscal Apanowicz, que llevó el caso al fuero federal pero allí no se lo tomaron porque ningún juez provincial lo había solicitado.






Comentarios