Estiman que las tormentas seguirán generando inconvenientes temporales durante el resto del verano.


Después del anuncio de la incorporación de más cuadrillas para limpiar desagües en la ciudad, la Municipalidad de Rosario anticipó este martes que la ciudad seguirá expuesta a probables anegamientos temporales durante los próximos “dos meses”, según un informe del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Desde el área de Defensa Civil informaron que existen varios puntos de la ciudad “donde la capacidad de drenaje no soporta” precipitaciones tan abundantes como las de este verano, aunque aclararon que la mayoría de las inundaciones no tienen que ver con ese problema estructural.

Además de reforzar la presencia del personal de servicios públicos, el Ejecutivo decidió emplear bombas en aquellos sectores más limitados para el escurrimiento y evaluaron que “se está sobrellevando bien” el impacto de los fenómenos recientes.

El director de la repartición municipal, Raúl Rainone, fue contundente a la hora de dimensionar el impacto negativo del mal manejo de la basura y aseguró que “más del 60 o 70 por ciento de los anegamientos responden al residuo domiciliario“.

Luego de la intensa lluvia registrada este martes a partir de la madrugada, el funcionario insistió en que las obras hidráulicas para prevenir consecuencias graves “se han hecho” y recordó que “hace seis años que no hay evacuados en la ciudad” por esa problemática.






Comentarios