El Ministerio de Seguridad decidió mantener a Claudio Kleiman al margen de sus funciones ante la irregularidad.


El recambio de autoridades de la policía rosarina que empezó a fines del año pasado deparó esta semana una sorpresa desgradable para el Ministerio de Seguridad de Santa Fe, ya que uno de los funcionarios elegidos figura como condenado a prisión la década pasada.

Fuentes de la cartera provincial apuntaron este domingo que Claudio Roberto Kleiman aún no fue confirmado en su cargo como subjefe del Comando Radioeléctrico debido a la grave irregularidad detectada hace tres días. Uno de los datos más llamativos en torno a su designación es que la información aportada por la Justicia contradice la de la propia fuerza, en cuyos registros aparece sobreseído por dicha causa.

El fallo dictado el 23 de marzo de 2009 se refiere a los delitos de robo calificado y privación ilegítima de la libertad con una pena de tres años de prisión para el uniformado. Sin embargo, el mismo protagonista siguió con su carrera al punto de que en 2017 concursó para ser ascendido a comisario supervisor.

Según fuentes consultadas por La Capital, en la misma causa se le atribuyeron al comisario allanamientos ilegales y no hay hasta el momento explicación de la discrepancia entre los datos recabados por la Unidad Regional II y la resolución corroborada por la Oficina de Gestión Judicial. Mientras tanto, la asunción de Kleiman quedó en stand by y abrió interrogantes sobre los procedimientos administrativos en la policía santafesina.






Comentarios