Los vacunos pertenecían a cuatro establecimientos de engorde.


A las pérdidas que sufren los productores por las políticas económicas nacionales, se sumó en el sur santafesino la muerte de 1300 novillos por el extremo calor.

Los casos se registraron en cuatro establecimientos de Cafferata y Chañar Ladeado donde se registraron sensaciones térmicas demasiado altas. Esto sumado a una posible intoxicación por el alimento que consumieron los animales de 250 a 300 kilos hizo que murieran.

Los animales murieron en los pultimos días producto del extremo calor.

“Hace años que no sucede, el cambio climático está llevando a que haya que entrar a analizar los modelos de producción con otras características“, dijo Carlos Boneto, uno de los titulares del Establecimiento “Los Aromos”, que sufrió pérdidas.

“Hay una combinación de factores en donde tiene incidencia directa la comida, está asociado a una intoxicación por hongos, sumado al calor que tuvimos para fin de año, lo que desencadenó esta mortandad importante”, detalló Juan Dalla Fontana, coordinador de Sanidad Animal de la Región Centro del Senasa.

Además, explicó que se trata de “micotoxinas que en determinadas condiciones contaminan los alimentos y se producen estos cuadros”.

Los animales murieron en los pultimos días producto del extremo calor.






Comentarios