El chofer de un interno de la línea 103 vio en actitud sospechosa a dos jóvenes que le hacían señas y al no detenerse, fue agredido.


Un colectivo urbano de pasajeros fue baleado por delincuentes, luego de que el chofer se negara a parar al verlos en actitud sospechosa.

El incidente se registró este martes por la noche en un interno de la línea 103, cuando pasaba por el cementerio de Villa Gobernador Gálvez.

En ese momento el micro iba vacío y el conductor temió ser asaltado por los jóvenes que le hacían señas para que parara.

No paró, siguió de largo y recibió como respuesta varios tiros que destruyeron uno de los cristales y dieron contra el techo del micro.






Comentarios