Tanto en los barrios como en el centro se registraron serias complicaciones por la gran cantidad de agua que cayó en poco tiempo.


Tal como viene ocurriendo en los últimos meses, otra vez Rosario sufrió una feroz tormenta. La caída de muchísima agua en poco tiempo dejó inundados tanto al centro como a muchos barrios.

El diluvio se desató alrededor de las 19, luego de una jornada sofocante en la que se superaron los 40° de térmica, y antes de las 20 ya había concluido en la mayor parte de Rosario. No obstante en algunas zonas aledañas arrancó antes e incluyó caída de piedras.

Los vecinos estallaron en las redes con críticas al municipio al advertir que en muchas zonas los anegamientos se dan con suma facilidad. No obstante, a la falta de obras, también se suma la desidia de muchos que arrojan residuos a las bocas de tormenta impidiendo la evacuación.





Comentarios