Poner el angiógrafo en marcha requiere una obra de 18 millones de pesos y Nación no permite usarlo en otro efector.


La Municipalidad de Rosario confirmó este miércoles que llevan más de un año de demora en la instalación de un nuevo aparato para cardiopatías infantiles y explicaron que la solución alternativa para poder usar el equipo no fue autorizada.

El secretario de Salud Leonardo Caruana señaló que el angiógrafo fue adquirido por sus pares de la cartera nacional. Si bien la idea es utilizarlo en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela, antes es precisa una remodelación del sector de quirófanos que requiere 18 millones de pesos. “No hay dificultades en el acceso a los tratamientos, ya que hoy se hacen con el equipo que actualmente funciona en el Centenario”, aseguró ante la consulta de LT8 sobre la cobertura actual en el sistema público.

Precisamente el efector de Avenida Francia y Urquiza había sido apuntado por las autoridades locales y del Gobierno de Santa Fe para poder contar con la máquina en forma provisoria. Sin embargo, reveló: “Esta propuesta para instalarlo transitoriamente no fue aceptada, por todo esto tenemos que seguir esperando”.

El funcionario del gabinete de Mónica Fein afirmó que “no existen dificultades” en cuanto a los trámites para sacar el equipo de la Aduana, pero la gestión es imposible en este escenario. En cuanto al proyecto para el Vilela, anunció que las reformas se llevarán a cabo en 2019 y la ampliación abrirá así la puerta para sumar tecnología que mejorará la tarea de atención de los menores con problemas cardíacos.






Comentarios