El muchacho de 36 años había dado su versión sobre la riña y ahora ordenaron la autopsia del cuerpo de su padre.


Un hombre de 63 años que había sido internado a principios de septiembre falleció a raíz de la lesión que sufrió en una pelea con su hijo en la zona sur rosarina, donde el muchacho era inicialmente el único testigo con el que contaba la Justicia.

Fuentes del Ministerio de Seguridad de Santa Fe informaron que la víctima estuvo internada durante dos meses en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), desde donde trasladaron su cuerpo para realizar la autopsia que solicitó la fiscal de Homicidios Dolosos Marisol Fabbro.

El primer encargado de la investigación fue el jefe del área, Adrián Spelta, a quien remitieron la declaración de Darío S. sobre lo que había ocurrido la noche del 7 de septiembre en su casa de Presidente Roca al 5100. De acuerdo al relato del hombre de 36 años, encontró a su padre alcoholizado cuando llegó a la vivienda y ambos protagonizaron una discusión que luego pasó a ser un intercambio de puñetazos.

El testimonio apuntaba que ambos protagonistas salieron a la calle mientras se enfrentaban y que el mayor de ellos perdió el equilibrio y sufrió un fuerte golpe en la cabeza cuando cayó al piso. En ese momento, un vecino lo llevó en su auto al Hospital Roque Sáenz Peña, donde ingresó con un traumatismo de cráneo grave y después fue derivado al efector de Pellegrini y Crespo.

Respecto de las medidas tomadas desde entonces, voceros policiales recordaron que había fracasado la búsqueda inicial de personas que pudieran corroborar la versión del hijo, ya que ningún entrevistado había visto lo ocurrido y otros ni siquiera atendieron el llamado de las autoridades en el barrio.






Comentarios