El gremio de los metalúrgicos denunció que se trató de una decisión "intempestiva y arbitraria".


Acindar despidió a los últimos empleados que quedaban en la planta Navarro, en la zona oeste de Rosario. De esta manera, terminó de deshacerse de los 150 obreros que tenía en 2016.

Nos encontramos con esta noticia desagradable, nos acaban de informar los trabajadores que cuando llegaron a sus casas se encontraron con los telegramas“, confirmó el abogado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Pablo Cerra.

Mañana solicitaremos ante el Ministerio de Trabajo la inmediata reincorporación”, añadió.

Se trata de “diez o quince trabajadores” de la planta de Presidente Perón al 7800 que se sumaron a los que desde hace tiempo comenzaron a ser suspendidos, desvinculados o pidieron el retiro voluntario.

No hubo aviso ni absolutamente ninguna notificación previa. Veníamos luchando hace dos años para que esta planta no cierre“, lamentó el gremialista, para el cual se trató de una medida “arbitraria e intempestiva”.






Comentarios