Un estudio releva el aumento del costo para preparar otros platos populares como el guiso y la milanesa con puré.


Un informe sobre la evolución de precios e ingresos en Rosario reveló una brecha de hasta el doble para preparar comidas familiares en la ciudad, de acuerdo a los aumentos relevados en diferentes comercios de los seis distritos y la comparación con datos oficiales sobre salarios.

El estudio fue elaborado por el partido Ciudad Futura, el cual concluyó este miércoles que el costo de preparar un asado se incrementó 51% en el último año contra la suba promedio del 27% en los haberes registrada por el Indec.

La comparación toma como punto de partida las estadísticas y valores en góndola correspondientes a septiembre de 2017 para analizar los cambios en el poder adquisitivo de los consumidores locales. Para elaborar lo que los concejales Juan Monteverde y Caren Tepp definieron como el “índice asado”, el informe se basó en una compra de 800 gramos de achuras, 400 de chorizo y otros tantos de morcilla, 2 kilos de carne (falda, costilla y tapa de asado), 800 gramos de pan, un kilo de tomate y 400 gramos de cebolla.

En el curso de los 12 meses entre los extremos de la comparación, estiman que el costo del asado para una familia pasó de 364 pesos a 551.

Los ediles compartieron datos sobre otros dos platos populares que también registraron aumentos por encima de la capacidad de compra en la ciudad. Para definir cuánto sale hacer milanesas con puré, buscaron precios de un rebozador, un kilo de nalga, 3 huevos, un cuarto de leche, 100 gramos de manteca y un kilo de papa. En este caso el incremento fue de 42 por ciento en el último año: subió de 211 pesos a 300.

Entre las comidas elegidas el guiso de arroz fue la más barata de las tres con un costo de $110 en septiembre de 2017. Al mismo tiempo, fue la que menos se encareció y el mes pasado su valor en base a los precios de góndola era de 145 pesos, lo que representa un incremento del 27%.






Comentarios