Los organizadores remarcaron que el gobernador no ofreció garantías para que el encuentro se dispute con ambas parcialidades.


Los organizadores de la Copa Argentina emitieron un duro comunicado en el que responsabilizaron al gobernador Miguel Lifschitz por no dar garantías para que el encuentro se realice en Santa Fe con ambas parcialidades.

Luego de varias reuniones entre la organización del certamen y los organismos de seguridad, se comunicó desde la Gobernación de Santa Fe que desisten de realizar Newell’s – Rosario Central en la provincia“, explicaron.

Además, recalcaron que fue Lifschitz quien no ofreció garantías para que el encuentro, correspondiente a los cuartos de final de la Copa Argentina, se dispute con ambas parcialidades.

La organización del torneo llevó adelante todos los pasos y ofreció distintas opciones para poder disputar el encuentro con ambos públicos. Entre ellas, la venta de entradas limitadas y nominadas. Sin embargo, desde la Gobernación rechazaron llevar adelante el clásico rosarino”, ampliaron.

El comunicado además enfatizó que en caso de que el encuentro entre Newell’s y Central se dispute a puertas cerradas, será el primero que se juegue bajo esta condición en la edición 2018, “algo que atenta contra el espíritu de la competencia.

En los próximos días, la Asociación del Fútbol Argentino, junto con la organización de la Copa Argentina, informará cuándo, dónde y de qué manera se disputará el encuentro.




Comentarios