La petroquímica bajó sus persianas en 2013 y fue blanco de múltiples denuncias sobre riesgo ambiental en la zona.


A cinco años de su cierre y luego de múltiples advertencias por parte de organizaciones ambientalistas, la Policía de Investigaciones (PDI) puso en marcha este jueves una serie de allanamientos en la Petroquímica Bermúdez, perteneciente a uno de los empresarios detenidos por el supuesto pago de coimas en el Ministerio de Planificación Federal.

Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmaron que las medidas probatorias estaban en proceso por la mañana a partir de la solicitud de la fiscal Verónica Caini. Allí también se encontraban trabajando los bomberos y funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente de Santa Fe.

Si bien todavía no habían concluido las actuaciones en el cordón industrial, el organismo judicial detalló que los investigadores fueron a recolectar evidencia, muestras de suelo y otro material de interés para la causa que está en manos de la unidad de Delitos Ambientales.

Las instalaciones pertenecen a Sergio Taselli, detenido junto con su hermano Alberto el mes pasado en el marco de la pesquisa sobre el cobro de sobornos por parte de la cartera que hasta 2015 condujo el funcionario kirchnerista Julio De Vido.

La empresa se dedicaba a producir cloro pero bajó las persianas en 2013 luego de varios meses sin el adecuado mantenimiento para garantizar las condiciones de higiene y seguridad. Tiempo después, un procedimiento para evacuar la planta lindera de Celulosa Argentina el 6 de noviembre de 2016 llevó al Taller Ecologista de Rosario publicar un informe al respecto y criticar la “desidia e irresponsabilidad” de las autoridades provinciales en materia de controles sobre el lugar.




Comentarios