Un llamado de madrugada que decía que su hijo había sido baleado despertó a la anciana. Le dijeron que junte plata y le mandaron un chofer que la asaltó y la dejó abandonada.


Cada vez son más habituales los casos de engaño contra ancianos que suelen ser alertados con versiones falsas sobre el secuestro o el accidente de una familiar. Esta vez, un episodio particular alcanzó a una mujer de Timbués, que recibió un llamado de alguien que le avisaba que su hijo había sido baleado. Un falso remisero la trajo a Rosario y en barrio Godoy le sacaron todas sus pertenencias y la dejaron abandonada.

Fue una madrugada de terror para la mujer de 82 años, que fue despertada este domingo cuando sonó su teléfono. Del otro lado de la línea alguien le decía: “abuela, nos robaron, a papá le pegaron un tiro, junta la plata que tengas, no hables con la policía que ahora va a pasar alguien a buscarte para llevarte al sanatorio”.

Según expuso la propia víctima a la policía, en su vivienda apareció un auto gris, que supuestamente había sido enviado por su nuera. Lo cierto es que cuando el vehículo llegó a la zona de Uriburu y Las Palmeras, en los extremos de barrio Godoy, el conductor la terminó robado.

El asaltante le sacó la cartera que contenía el dinero que había podido juntar. La obligaron a bajar del auto y la dejaron abandonada. Eso sí, le dejaron el teléfono para que pudiera avisar lo que había ocurrido. Afortunadamente la víctima no resultó lesionada.

El caso es curioso ya que no es recurrente que a partir de un “cuento del tío” los delincuentes terminan por levantar de su domicilio a su víctima como le ocurrió a la mujer de Timbúes que resultó asaltada en la zona sudoeste de Rosario.




Comentarios