Ambos fueron acusados por amenazar telefónicamente con nuevas balaceras si la policía no se retiraba de barrio Copello.


La tensa semana que vivieron los vecinos de barrio Copello en Capitán Bermúdez con una serie de tiroteos y amenazas incluso hacia la propia policía derivó este lunes en el dictado de prisión preventiva para los presuntos miembros de la banda detrás de esos hechos violentos.

Brian Landolfi y Alan Echavarría fueron imputados este lunes en los Tribunales provinciales de San Lorenzo luego del operativo que la Policía de Investigaciones (PDI) desplegó en la localidad vecina para capturarlos junto a un adolescente. Si bien este último fue señalado como el autor material de los disparos contra un hombre de 57 años desde un auto, al primero de ellos le imputaron lesiones graves agravadas por uso de arma de fuego y por la participación del menor.

Ambos sospechosos serán investigados por los delitos de amenazas y abuso coactivo agravado en relación a las llamadas realizadas al 911, en las que advertían: “Saquen a la policía de barrio Copello o van a venir más heridos y muertos“. Según informaron desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA), los maleantes se comunicaron con la central de emergencias desde un telefóno público ubicado en Rivadavia 91.

Si bien el fiscal Aquiles Balbis había pedido que se aplicara la medida cautelar por el plazo de ley, la jueza Griselda Strólogo fijó un plazo de 60 días para mantener privados de su libertad a los detenidos. Asimismo, la magistrada también aceptó las acusaciones por un tiroteo registrado a mediados de julio. En relación a ese episodio se le atribuyó a Landolfi ser uno de los tiradores que hirió a una persona en Venezuela y Puerto Argentino, donde el auto de la concejala radical Vilma Paolini recibió siete impactos de bala.




Comentarios