La Lepra sólo pudo disfrutar del arranque con la vuelta al gol de Mauro Formica y quedó penúltimo en la Superliga.


Lo que parecía ser el inicio de una noche de redención se convirtió en una pesadilla para Newell’s en apenas una hora. Ese fue el tiempo que demoró Atlético Tucumán en dar vuelta el partido en Rosario para ganar 2 a 1 y mantenerse como uno de los invictos de la Superliga.

La ley del ex estuvo más vigente que nunca este lunes en el Coloso, donde Mauro Matos anotó un golazo de cabeza en el cierre de la etapa inicial para empatar el marcador que había abierto poco antes Mauro Formica.

El “Gato” fue titular y parecía ser una apuesta ganadora de Omar De Felippe entre los dos cambios que dispuso el entrenador. Si bien Christian Lucchetti consiguió atajarle el penal a los 27, el volante capturó el rebote y conquistó su primer gol en el regreso a la titularidad.

Las cosas no mejoraron para nada en el complemento y a cinco minutos del final, el Decano aprovechó un contragolpe con la intervención de Luis Rodríguez para conseguir la victoria. La “Pulga”, otro jugador con pasado rojinegro, fue quien asistió a Leandro Díaz para el gol definitivo y generó así una tanda de silbidos leprosos tras el pitazo final de Pablo Dóvalo.

Newell’s quedó en el penúltimo escalón de la tabla de posiciones del campeonato, apenas por arriba de Patronato de Paraná por diferencia de gol. El equipo del Parque de la Independencia suma apenas un punto de los 12 disputados y abonó la preocupación de sus hinchas en torno a la lucha por la permanencia.




Comentarios