La medida se tomó de forma "urgente y extrema" ante la asignación de 180 efectivos a la custodia de funcionarios vinculados a causas de Los Monos.


El Ministerio de Seguridad provincial suspendió por tiempo indeterminado todas las licencias, ordinarias y extraordinarias, que tenían los efectivos policiales en Santa Fe.

La medida fue adoptada tras la asignación de 180 agentes a la custodia de funcionarios judiciales abocados a causas de Los Monos y “lugares sensibles”, tras las constantes balaceras, y fue calificada como “urgente y extrema” por las autoridades.

El objetivo es contar con mayor cantidad de efectivos para prestar el servicio de seguridad “en todos los niveles mientras dure la situación”, según la resolución 2.022 de cumplimento obligatorio.

También se incluye a quienes desarrollan tareas de administrativas, lo que permitirá amplia la disponibilidad del horario del personal y mejorar la cobertura.





Comentarios