Uno de los ocupantes de la embarcación fue hallado muerto y otros tripulantes pudieron ser rescatados con vida.


Las horas pasan y la incertidumbre se acrecienta entre los familiares y allegados de cuatro jóvenes que este domingo desaparecieron en las aguas del río Paraná cuando a la altura de Pueblo Esther -al sur de Rosario- la canoa en la que se trasladaban se hundió.

Como consecuencia del hecho uno de los ocupantes de la embarcación fue encontrado fallecido y otros tres pudieron ser rescatados con vida. El hundimiento se registró en horas del mediodía y la noche del domingo sorprendió al personal de Prefectura Naval en plena tarea de rastrillaje.

Sin la luz natural se hizo imposible continuar con el operativo que se reanudaba este lunes con la esperanza de hallar con vida a los cuatro muchachos.

Además de los prefectos de la jurisdicción de Arroyo Seco, colaboraban los Bomberos de Rosario, personal de la subcomisaría 15ª, Bomberos de Pueblo Esther y la Policía de Investigaciones (PDI). Además, desde que se confirmó el deceso de uno de los navegantes, intervino en el caso la fiscal Mariana Prunotto.

El fallecido se llamaba Damián V. y fue encontrado a pocos metros del sitio donde se produjo el hundimiento, una zona denominada como Bajada Colacho. Al parecer el grupo regresaba a la costa santafesina desde un sector de las islas entrerrianas.





Comentarios