El caso fue expuesto por una víctima santafesina que grabó varias llamadas con los timadores. El CBU de la cuenta sospechosa y las empresas que dicen representar.


El caso de Ezequiel Cartazo y su plan para desenmascarar a un grupo de estafadores cordobeses trascendió los límites de Santa Fe, donde aparentemente los timadores operaban con total soltura. Después del aviso de su madre que había recibido un llamado sospechoso, decidió volver a contactarse con aquellos que le prometían un premio de 140 mil pesos y un Smart TV y con paciencia terminó por grabar el ardid.

Si bien este martes se difundió el audio final donde el interlocutor desde Córdoba termina exponiendo su interés real y grita “me gusta chorear”, antes de cortar, Vía Rosario pudo acceder a una nueva grabación.

En la misma se expone claramente la maniobra que los estafadores tienen entre manos. Piden una transferencia a modo de prueba desde la cuenta del beneficiario con la falsa promesa luego de remitir a dicha cuenta el suculento premio que nunca llega.

“Yo soy un aficionado de la tecnología y del hacking y por eso decidí descargar una aplicación para grabar llamadas. Ese fue el inicio del seguimiento de esta gente al advertir que podía tratarse de una estafa. Cualquier persona puede contar con una herramienta similar si es que sospecha de una llamada vinculada a un fraude”, explicó Ezequiel a Vía Rosario.

“Después me empecé a comunicar con ellos sin exponer mi línea telefónica y haciendo llamadas con el número oculto. Así es como pude terminar de entender cómo era el proceso para hacerse del dinero de las cuentas corrientes y cajas de ahorros de las víctimas”, esgrimió.

El ardid se completaba con la víctima yendo a un cajero automático. (Archivo)

El episodio ocurrió el pasado 2 de mayo, pero trascendió en las últimas horas a partir de que se denunciaron nuevas víctimas en el Cordón Industrial, al norte de Rosario.

Ezequiel decidió colgar en Facebook los datos de la cuenta a la que los timadores le pedían que transfiera su dinero y los nombres de las empresas que los sospechosos decían representar.

“Se hace llamar Franco Dicatecnobo, 2235212668 es el teléfono del cual llama. Su número de CBU es 0200919711000020088662, los datos pueden ser falsos, pero su CBU no”, escribió Ezequiel en la red social para luego describir que se trata de una estafa empleando técnicas de “ingeniería social”.






Comentarios