Sin embargo continúan los reclamos para la reincorporación de los 34 operarios despedidos por Cargill.


El sindicato de aceiteros acató la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo para destrabar el paro que llevaba adelante el sindicato de aceiteros, tras el despido de 34 trabajadores en una planta de la multinacional Cargill.

El conflicto en la empresa Cargill se desarrolló a partir del despido de 34 trabajadores en su planta del gran Rosario y Bahía Blanca, lo que motivó que el sindicato de aceiteros decretaran un paro por tiempo indefinido a partir del jueves pasado, tras el fracaso de la audiencia convocada ese mismo día, al cual el sector empresarial no asistió, según los representantes del sindicato.

El paro será por 24 horas.

El viernes, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y la Cámara de Biocombustibles de la Argentina (Carbio) realizaron una denuncia ante la cartera laboral, debido a que consideran “ilegal” la medida de fuerza llevada a cabo por el sindicato de aceiteros motivado por el conflicto.

“Ciara y Carbio denunciaron formalmente, ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, la ilegalidad de una medida de fuerza de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina, que en la víspera lanzó un paro motivado en una controversia que se limita a una de las empresas“, indicaron a través de un comunicado emitido anoche.

Trabajadores aceiteros iniciaron medidas de fuerza por tiempo indeterminado en Cargill.

“Asimismo, es completamente inexacto e infundado que esas cámaras hayan faltado o negado su asistencia a una audiencia celebrada ayer en el Ministerio de Trabajo de la Nación, dado que nunca fueron citadas a participar, como se difundió erróneamente“, agregaron.

Al respecto, el sector empresarial señaló en su presentación ante las autoridades nacionales que “resulta completamente extemporáneo el dictado de un paro general por el sindicato para todas las empresas cuando sostiene una controversia solo con una del sector, por cuanto se involucra a empleados de empresas que no están en conflicto alguno y al hacerlo se los expone a pérdidas salariales injustas”.

El sindicato de Aceiteros de Rosario denunció que Cargill incumplió la conciliación obligatoria.

“El mencionado gremio incumple, al lanzar la medida de fuerza mencionada, con la cláusula de mantenimiento de la paz social, tras el acuerdo alcanzado en el marco de las paritarias concertadas y pactadas hace sólo diez días, al que las empresas están acatando con el pago salarial programado”, concluyó.






Comentarios