Video muestra la ardua tarea de transitar a diario por los caminos afectados por el temporal. Un viejo camión del ejército, clave para realizar el trabajo.


Los anegamientos y el barro en los caminos hacia los campos de Gálvez  no detienen al Mercedes Benz 1114. El trabajo del chofer es sacar la producción de leche de los tambos sin importar las desfavorables condiciones climáticas y el estado del terreno.

La tarea, ardua en el último mes con las lluvias incesantes, lo ponen al conductor Daniel Delgado “Cacho” en el ojo de las cámaras por la paciencia que requiere su trabajo y el valor que representa para los productores, para no perder el fruto de su trabajo.

“El video fue el sábado, pero estuvo peor. El miércoles ese camino llegó a tener más de un metro de agua“, mencionó el propietario de la empresa transportista Matias Viera en diálogo con Via Rosario.

En la empresa que iniciaron su abuelo y su padre hace más de 30 años trabajan al volante cuatro personas además de él. La jornada comienza temprano. Tres recorridos son necesarios para completar un camión de mayor capacidad que los espera en la ruta para trasladar la leche a una planta

“Cada tambo lleva tres horas, si no rompiste nada y no te quedaste encajado.Tenemos tres camiones para hacer siete tambos y le lleva a cada uno todo el día”, contó.

Aunque no siempre el día de trabajo se presenta sin imprevistos. “Si nos quedamos encajados no alcanza el día. Arrancas a las seis o siete de la mañana y son las diez o doce de la noche y estás sin poder sacar el camión. Uno sabe cuándo sale pero cuando termina“, reflexionó.

Un video muestra el árduo trabajo de los choferes para realizar su trabajo cuando las condiciones son adversas. (Matías Viera)

Un video muestra el árduo trabajo de los choferes para realizar su trabajo cuando las condiciones son adversas. (Matías Viera)

“Nosotros trabajamos todos los días, ya sean cumpleaños o año nuevo. Tenemos el servicio y el productor necesita sacar la producción. Si no no tiene lugar para ordeñar al otro día”, concluyó.




Comentarios