Se trata de Osvaldo Bejarán, quien no pudo justificar su exponencial crecimiento profesional mientras se desempeñó en la fuerza.


La jueza Alejandra Rodenas procesó al ex comisario Osvaldo Bejarán, quien era investigado desde 2014 por el abrupto crecimiento profesional en sus años dentro de la fuerza. 

El auto de procesamiento, firmado por la magistrada en las últimas horas, considera a prima facie, que Bejarán es probable autor penalmente responsable del delito de enriquecimiento ilícito por el que fue oportunamente indagado al no poder demostrar el aumento de su capacidad patrimonial.

El dictamen, difundido por el Poder Judicial santafesino en un comunicado, ordena trabar un embargo sobre sus bienes suficientes para cubrir la suma de cien mil pesos.

Para muestra, Rodenas expresó que “no surgen fondos disponibles para justificar el incrementos patrimonial que tuvo el imputado en el período objeto de esta investigación. A tal conclusión arribamos porque, la diferencia entre activo y pasivo en los años 2002, 2003 y 2004 daba resultado negativo, es decir pérdidas. Por lo tanto, no es posible justificar el dinero que utilizó el imputado para la compra de una chapa de taxi y un vehículo, así como el resto de los bienes adquiridos en dichos años”.

Bejarán se desempeñó como policía de  Santa Fe desde enero de 1978 hasta septiembre de 2008 fecha en que se retiró como comisario mayor. La investigación patrimonial alcanzó dos años después de su dimisión de la fuerza.




Comentarios