El secretario de la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe, Marcelo Aimaro, se mostró en desacuerdo con la alianza de la empresa con la firma agroindustrial Adecoagro.


La transformación de Sancor en una sociedad anónima para concretar la alianza con la firma agroindustrial Adecoagro, es observada con atención por el secretario de la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe, Marcelo Aimaro, quien consideró este jueves que “en el corto plazo puede ser bueno” pero duda de que lo sea “en el largo plazo”.

Aimaro se refirió a la asamblea extraordinaria que se desarrolla desde las 8.30 en la sede de Sancor en Sunchales, y planteó sus reservas sobre el paso que se aprestaba a dar la empresa, especialmente el de abandonar la figura de cooperativa.

“En principio, todos esos cambios hacen que lamentablemente desaparezca la única cooperativa importante que quedaba en la Argentina a nivel lácteo, y bueno, esto uno no sabe si es para bien o para mal, pero sí sabemos que desaparece la única gran cooperativa del país, que es un emblema y fue muy importante”, indicó Aimaro en declaraciones a Radio Universidad, de Santa Fe.

Consultado sobre el modo en que afectará a los productores el cambio de modalidad de la empresa, el dirigente señaló que “la realidad es que desaparece un actor cooperativo muy importante, y cuando pasa a manos privadas se sabe cómo es esto”.

“En el corto plazo puede ser bueno por la situación que está atravesando Sancor, (pero) no lo creo a largo plazo. No creo que vaya a ser que haya una gran competencia por la leche, que se paguen mejores precios de lo que percibimos”, añadió.

Aimaro dijo que en los últimos tiempos “el productor ha tenido una quita muy importante de lo que le estaban adeudando, eso permite ir bajando la deuda que tiene Sancor”.

“Seguramente ha sido uno de los pedidos para llegar a algún tipo de acuerdo con alguna empresa y es lamentable porque otra vez el pato de la boda fue el productor; pero bueno, no nos olvidemos que esta empresa es una empresa de productores y yo digo que lamentablemente cuando las empresas se hacen tan grandes es muy difícil para uno desde el llano estar en las injerencias”, agregó.




Comentarios