La Municipalidad de Rosario confirmó que el test dio positivo por consumo de psicofármacos.


Los operativos de control de tránsito realizados este fin de semana concluyeron con la remisión de 60 vehículos por diferentes infracciones, aunque la más llamativa fue la sanción por consumo de psicofármacos al volante.

Según informó este domingo la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, el test de narcolemia reveló que la persona en infracción había ingerido benzodiacepinas, tal como se conoce a a medicamentos para la ansiedad o el insomnio como el clonazepam o el alprazolam, comercializado bajo la marca Alplax.

Este tipo de sustancias está incluido en la lista de drogas que se pueden detectar a través del hisopado de saliva con los dispositivos que utiliza la Dirección General de Tránsito (DGT), si bien el grueso de las infracciones se debe al consumo de cocaína o marihuana.

Entre el total de autos y motos secuestrados hubo 41 rodados que fueron a parar a corralones municipales por controles positivos de alcoholemia. El más alto de los resultados, de acuerdo a datos provistos por voceros del Ejecutivo, fue un test que arrojó 1,72 gramos de alcohol por litro de sangre, más del triple del máximo permitido por la ley.




Comentarios