A la reunión sólo acudió el apoderado de la empresa y de esta manera no hubo avances respecto a la situación de los cesanteados.


Este martes se realizó una nueva reunión en el Ministerio de Trabajo de la Nación en torno a la situación de los 40 trabajadores despedidos en la empresa Cargill. Al cónclave asistieron representantes del gremio de aceiteros pero de parte de la patronal sólo se hizo presente el apoderado por lo que no hubo avances en concreto.

Tras el cónclave, el secretario general del gremio de aceiteros, Adrian Dávalos, precisó a El Tres que van a continuar con las medidas de fuerza “dentro y fuera de la fábrica”. Y añadió: “Va a ser por tiempo indeterminado hasta reincorporar a los 40 trabajadores”.

En tanto, Sergio Díaz, delegado del gremio, dijo visiblemente molesto: “Lo que yo quiero aclarar es que los despedidos no son vagos”. Y agregó que esta situación que viven los empleados es por “una cuestión política. Ellos defienden sus intereses en contra de los laburantes”.

Con respecto a los despedidos, Díaz manifestó que están tratando de “contenerlos”. Y añadió: “Están con una angustia enorme. Acá se han visto lágrimas. Es terrible”.


En esta nota:

Sociedad Titulares Santa Fe


Comentarios