El gobernador Omar Perotti encabezó este martes un acto en el Hospital Alejandro Gutiérrez de Venado Tuerto para anunciar la incorporación de nuevas camas críticas. Previo a la actividad, un grupo de docentes fue a protestar por la situación crítica de los reemplazantes.

Munidos con carteles que tildaban al rafelino de "ajustador" y pedían un "salario de emergencia", los manifestantes fueron a quejarse por la prolongada crisis económica que generó la pandemia de coronavirus. El mandatario charló con quienes estaban allí y recordó que recibió una administración "endeudada" y "sin recursos" para agilizar la respuesta y la asistencia al sector.

Venado Tuerto es uno de los puntos rojos del mapa de la bota frente al COVID-19. El titular de la Casa Gris apuntó que recientemente el principal efector público de la ciudad quedó ocupado por completo en la guardia y el área de internaciones polivalentes, mientras que tanto las camas de terapia intensiva y la sala clínica para patologías respiratorias estaba cubierta al 75%.

Perotti recordó que el Hospital Gutiérrez tenía 8 plazas en el sector de alta complejidad al inicio de su gestión y ahora sumó diez más para alcanzar un total de 30. "Debemos potenciar con urgencia nuestras medidas de cuidado para proteger al personal de salud que tanto hace por nosotros", aseguró Perotti.