En el sector público municipal sólo hay seis lugares disponibles. Ya se cuadriplicó la cantidad de test por día.


Junto con la confirmación de más de mil casos nuevos de coronavirus en la provincia, el Gobierno de Santa Fe reportó que el sistema sanitario sigue trabajando al límite en el sur. Para dar cuenta de ello, este martes informaron que hay 63 camas críticas libres en Rosario debido a la pandemia.

El director del Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, Jorge Kilstein, aseguró que existe una “gran necesidad” de lugares para internación en la región. El nosocomio amplió su capacidad recientemente, de modo que dispone de 24 plazas en sala general y 21 para cuidados intensivos. Sin embargo, eso sólo ha permitido aliviar un poco la situación.

Fuentes oficiales precisaron que sólo seis camas críticas disponibles en efectores públicos municipales y las 48 restantes corresponden a privados. A nivel provincial quedan otras 9. Las cifras coinciden con las que dio a conocer el Ejecutivo local. Las mismas reflejan que el primer sector está trabajando al 91% en alta complejidad.

A nivel local, la estrategia sanitaria continúa enfocada por un lado en realizar más pruebas por COVID-19. Este martes, el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario (Cemar) procesó 823 test y el 29,4% dieron positivo. En los inicios de la pandemia bastaba con unos 200 análisis diarios. Por otra parte, continúan los operativos de detección precoz. En Villa Banana, La Cava y La Tacuarita hisoparon a 63 personas tras entrevistar a 1.962 habitantes.




Comentarios