Walter Rivero es señalado como el jefe y entre los imputados figura uno de los autores del crimen de "Pimpi" Caminos.


Este lunes empezó en Rosario el juicio a 26 personas acusadas por narcotráfico en la ciudad y la región. La organización fue desmantelada en 2014 y tiene como principal acusado a Walter Rivero, señalado junto a su pareja como jefe de una red con más de 20 puntos de venta.

Fuentes oficiales confirmaron que se esperaba la participación de unos 50 testigos durante las audiencias que concluirán el mes que viene para determinar la responsabilidad penal del presunto delincuente radicado en Pérez y de sus cómplices.

En la lista de acusados se cuenta Carlos Alberto Godoy, condenado por el asesinato del ex jefe de la barra brava de Newell’s, Roberto “Pimpi” Caminos. A “Betito” lo investigan por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por la intervención de tres o más personas. De prosperar el pedido del Ministerio Público, el hombre de 33 años podría volver a prisión después de acceder a un régimen de libertad condicional en diciembre pasado.

Rivero y su compañera Claudia Giustra son quienes enfrentan la imputación más grave de parte del fiscal Federico Reynares Solari y la pena mínima en ambos casos es de 12 años. Ambos son señalados como regentes de una estructura que la Justicia detectó inicialmente a partir de una denuncia en Chabás y luego halló conexiones en San Lorenzo, Capitán Bermúdez, Rosario y Arroyo Seco.

El procedimiento para dar con los sospechosos requirió una serie de 19 allanamientos hace 5 años y permitió el secuestro de 5,825 kilos de marihuana y 6,306 de cocaína. En el caso de Godoy se destaca además que estaba alojado en la Alcaidía de la Unidad Regional II y desde la cárcel manejaba la relación entre los proveedores y los cabecillas de la banda.




Comentarios