La mujer es la única persona a cargo de otros tres niños y está detenida a 250 kilómetros de su hogar.


La defensora provincial Jaquelina Balangione reclamó este miércoles el cese de la prisión preventiva de una madre detenida por la muerte de su bebé recién nacido en Arteaga. Aunque la imputaron por homicidio, afirma que la mujer “debería estar en su casa” porque sus tres hijos quedaron solos.

El grave caso que investiga la Fiscalía de Casilda se registró la madrugada del lunes 5 de agosto y la mujer está bajo arresto desde esa semana ante la sospecha de que abandonó al niño prematuro después de dar a luz. El feto de 35 semanas fue hallado en un cesto de basura de su casa durante un allanamiento realizado luego de que fuera atendida en el Samco local.

En su testimonio, la muchacha afirmó que el nene nació muerto y se declaró inocente. Sin embargo, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) solicitó que permanezca tras las rejas. La jueza Mariel Minetti avaló el pedido y la titular del Servicio Público Provincial de Defensa Penal criticó la decisión porque constituye “un adelanto de la pena” en caso de ser hallada culpable.

Los hijos de Natalia tienen 16, 14 y 8 años. Ella fue trasladada a la Cárcel de Mujeres de Santa Fe, a 250 kilómetros de su hogar. En ese contexto, Balangione planteó que se trata de un “caso emblemático” para dar cuenta de la falta de perspectiva de género en el Poder Judicial y concluyó: “A todos luces surge que no habrá peligro de fuga”.

Al margen de las sospechas sobre un posible aborto ilegal, la ex camarista reclamó a sus colegas de Rosario que den marcha atrás con la medida cautelar inicial. Aunque la acusada afronta una pena de prisión perpetua en base a la figura de homicidio por omisión agravado por el vínculo, advirtió:  “No es momento para hablar de eso. No hay que tocar el fondo, para eso hay un juicio y un proceso”.




Comentarios