La intendenta reiteró la necesidad de que la ciudad sea incluida en el Fondo de Obras Menores de la provincia.


A un mes de haber puesto en marcha un fuerte ajuste del gasto público, la intendenta Mónica Fein ratificó este jueves que la Municipalidad continúa funcionando mediante un “mecanismo de austeridad” ante la crisis económica que se agravó tras la devaluación.

“Estamos haciendo un gran esfuerzo para jerarquizar lo alimentario y la salud“, afirmó la dirigente socialista sobre las medidas que adoptaron en diferentes secretarías. Esta semana, los responsables de la última cartera dieron a conocer detalles sobre controles más estrictos en el uso de insumos y medicamentos en ese contexto.

En menos de tres meses, la ex diputada nacional le cederá el mando al concejal Pablo Javkin y las dificultades financieras se ubican muy por encima de la interna política como el principal problema de la transición. En conferencia de prensa, la titular del Palacio de los Leones aseguró que creció la demanda hacia el Estado y al mismo tiempo, el aumento de los ingresos está “15 por ciento debajo de la inflación”.

Además de renovar el pedido para incluir a Rosario en el reparto del Fondo de Obras Menores de la provincia, Fein hizo pública su preocupación ante la caída de las frecuencias del transporte interurbano en la región.  Sobre este último punto se refirió a la promesa del Gobierno nacional para inyectar subsidios a los sistemas de diferentes áreas metropolitanas en el país.




Comentarios