El dirigente portuario, procesado por lavado de dinero, arribó esta madrugada a su domicilio escoltado por agentes del Servicio Penitenciario.


Herme Juárez llegó este domingo a la madrugada a su casa de San Lorenzo para cumplir con la prisión domiciliaria. El dirigente arribó escoltado por agentes del Servicio Penitenciario, sin esposas ni seguridad personal.

Juárez fue trasladado a la vecina ciudad tras la medida del juez federal de Campana Adrián González Charvay,quien le concedió la prisión domiciliaria en el marco de una causa que tiene al gremialista en la mira por supuesto lavado de dinero.

Juárez llegó a su vivienda en una camioneta Ford Ranger doble cabina que iba escoltado por un vehículo similar. Estuvo algunos minutos en la puerta de su casa hasta que finalmente descendió del rodado sin esposas ni compañía.

El operativo policial fue muy discreto, con sólo algunos efectivos custodiando al sindicalista para que pudiera llegar a su domicilio y cumplir así con la determinación del magistrado de Campana.

Mientras tanto, desde la medianoche medio centenar de estibadores se reunieron frente a la lujosa mansión de Juárez para esperar la llegada del dirigente portuario. Con carteles y pasacalles le brindaron su apoyo.

Alrededor de las 4 de la mañana y ante la demora en el arribo de Juárez, finalmente desalojaron la esquina de Hugo Parente al 1000 por lo que cuando el sindicalista llegó a San Lorenzo el lugar estaba desierto.

Vale recordar que Juárez se encontraba detenido en el penal de Ezeiza, procesado por asociación ilícita y diversos delitos económicos, luego de un megaoperativo realizado el jueves 1º de agosto en el marco de 30 allanamientos ordenados por la Justicia federal.





Comentarios