Después del fracaso del proyecto en el Concejo Municipal de Rosario, el gobernador criticó a los ediles del PRO.


Desde su lugar de internación tras las cirugía en el tendón de aquiles a la que fue sometido, el gobernador disparó contra los concejales que decidieron no acompañar el plan del Ejecutivo rosarino para tomar deuda para obra pública y capitalizar el Banco Municipal.

Lifschitz salió a respaldar a la intendenta Mónica Fein al manifestar que las administraciones de Cambiemos tanto de la Nación, como de la ciudad de Buenos Aires han tomado deuda, intentando exponer la actitud del macrismo en Rosario que decidió no avalar el proyecto del Municipio.

“Es una acto de mezquindad política después de 6 meses de debate“, dijo Lifschitz a Radio 2 en torno a la discusión del texto que inicialmente fue rechazado para que la intendencia le agregue el detalle de destino de los fondos a pedido del Palacio Vasallo, aunque luego la iniciativa tampoco prospero.

Antes del cierre de listas para las parlamentarias de este año.  El gobernador dijo que “la cuestión electoral no era ni siquiera excusa, ya que los trámites para acceder a los fondos no se hubieran concretado hasta el año que viene“.






Comentarios