El maleante aprovechó la ausencia del dueño para entrar y después consiguió que le abrieran la caja fuerte.


Un delincuente armado robó el dinero de la caja fuerte de una sandwichería del microcentro rosarino este lunes a primera hora, cuando todavía no habían abierto las puertas. Una de las víctimas le dijo a la policía que el asaltante la había engañado para ingresar al lugar.

“¡No me mires!”, exclamó el protagonista en el momento en que el dueño de Monreal llegó al local y se encontró con el sospechoso, quien se había cubierto el rostro con una bufanda y un casco de moto. La indumentaria le había permitido convencer a una empleada a cargo de la limpieza para entrar con el objetivo de dejarle un paquete al encargado, a quien llamó por su nombre.

De acuerdo a fuentes consultadas por La Capital, el falso cadete ya había amenazado a punta de pistola a la mujer y se sentó a esperar a uno de los titulares del negocio ubicado en Entre Ríos y San Lorenzo, quien estaba tomando el desayuno en un bar cercano alrededor de las 8.30.

El ladrón encañonó al comerciante con un arma calibre 9 milimetros y así logró que le entregaran la plata que había guardada en el lugar. Una vez que se hizo del efectivo, encerró a las víctimas en el baño y escapó.





Comentarios