La hija de la víctima asegura que el fallecimiento fue por un impacto cuando la trasladaron de camilla. El caso quedó en manos de la Justicia. 


La Justicia investiga el deceso de una mujer de 68 años que entró a la guardia de un sanatorio y perdió la vida. Según la hija de la víctima, murió luego de que golpeara la cabeza cuando era cambiada de camilla. El caso quedó en manos del fiscal de Homicidios Culposos Walter Jurado.

La mujer se encontraba con internación domiciliaria por un tumor en la cabeza. En un momento se empezó a sentir mal y su hija llamó a un servicio de emergencias. El personal médico decidió remitirla al Sanatorio Güemes.

Según la denunciante, la mujer fue trasladada desde la cama de ambulancia hasta la cama de rayos y en ese proceso ella “escuchó un fuerte ruido seco” y luego vio a su madre en otra camilla. Agregó que la sacaron del lugar, le realizaron placas y quedó en terapia intensiva.

La familia de la víctima sostuvo que constató que tenía “un golpe en la cabeza con sangrado de nariz y toda la cabeza vendada”.

Desde Fiscalía confirmaron la denuncia aunque señalaron que la información con la que cuentan es que la mujer ingresó a la guardia, se descompensó y se cayó de la camilla. Personal médico de la policía la examinó y sugirió que el golpe no le habría causado la muerte.

Interviene en el caso el fiscal de Homicidios Culposos Walter Jurado, quien ordenó medidas al gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) y que se realice la autopsia para determinar la causa del fallecimiento.





Comentarios