La policía denunció que el conductor parecía alcoholizado. En la camioneta secuestraron un facón.


El accionar peligroso de un automovilista derivó este martes en un inusual operativo policial vinculado a maltrato animal en la zona noroeste. Según fuentes de las fuerzas provinciales, dos personas fueron detenidas sobre la Ruta Nacional 34 mientras llevaban en una pick up a un poni con heridas cortantes.

El procedimiento que se inició a partir de un llamado al 911 tuvo lugar sobre el cruce con Grandoli. Además del animal, en la caja del rodado también hallaron un sulky. De acuerdo a la denuncia previa, el conductor circulaba en forma imprudente por el corredor y a la hora de entrevistarlo notaron que había consumido alcohol.

Una vez que frenó la marcha de la Ford F-100, Rubén M. le dijo a las autoridades que regresaba de una peña en Ibarlucea. Junto al hombre de 54 años que iba al volante identificaron a Andrés S., de 74. Ambos fueron detenidos por las fuerzas provinciales luego de constatar que el equino tenía lesiones en sus patas traseras.

Durante la requisa de la camioneta encontraron un facón de entre 50 y 70 centímetros de largo. A la hora de resguardar al poni, los uniformados tuvieron un problema adicional: la Dirección General de Tránsito (DGT) no tenía lugar para recibirlo. El caso pasó entonces a manos de la fiscal Mariángeles Lagar, quien ordenó el secuestro del animal, el carro y el vehículo.






Comentarios