Se llama Juan Silva y recibió 17 perdigones en la cabeza de parte de un ladrón que quiso robarle la moto. 


Un joven de 23 años fue víctima de un hecho de inseguridad que le cambió la vida. En 2016 un delincuente le disparó varios perdigones en la cabeza que lo dejaron ciego y ahora pide ayuda para realizar un tratamiento en China. Como parte de las acciones solidarias, el grupo humorístico Lo Lumvrise realizará dos funciones a beneficio del muchacho. 

El episodio ocurrió el 28 de agosto de aquel año. Juan Silva se subió a su moto para ir a la casa de su ex novia, en Fisherton. Circulaba con el vehículo cuando de pronto, en José Ingenieros y Tarragona, a dos cuadras de Juan José Paso, cuando dos hombres lo frenaron y lo obligaron a bajarse.

A continuación, le empezaron a gritar que dejara la moto. La reacción del joven, de entonces 20 años, fue lanzar las llaves de su vehículo hacia una casa. Cuando se dio vuelta le dispararon en la cara. Recibió 17 perdigones en la cabeza y fue abandonado por los ladrones.

Un vecino corrió a socorrerlo y fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) donde lo operaron de urgencia.

Juan Silva, joven que quedó ciego en un asalto. (Facebook)

La mamá del joven precisó: “Los médicos nos dijeron que es un milagro que esté vivo. Nos explicaron que le habían disparado con un arma casera. No le pudieron sacar todos los perdigones de la cabeza”.

A partir de ese momento, Juan no volvió a ver y su familia, desesperada, intentó averiguar con especialistas. De hecho, su madre consultó a especialistas del hospital Santa Lucía, de Buenos Aires. También envió los estudios a varios países, entre ellos China.

La mujer recibió en febrero pasado una respuesta desde el país asiático. Le dijeron que podían operarlo y que tal vez podría recuperar parte de la visión. Le dieron turno para el 9 de septiembre.

La buena noticia le dio esperanzas a la familia y amigos, que rápidamente empezaron a armar una gran movida solidaria para juntar los 50 mil dólares que cuesta el tratamiento. “Mandamos a China los estudios y las ecografías que me habían hecho. Allá trabajan con células madre que pueden regenerar tejidos que están muertos”, explicó Juan.

“Ahora me levanto y me acuesto contento porque sé que podría recuperar la vista“, confesó el joven de 23 años, que antes del episodio se desempañaba como carnicero. y añadió: “Quiero volver a ver la luz del día, a mi novia, a mi mamá”, manifestó el joven, que pide ayuda para lograr esa cifra.

Lo cierto es que la familia de Juan hace hasta lo imposible para reunir el dinero necesario. Además de reuniones y ventas de diversos productos, el joven contará con la colaboración de Lo Lumvrise, que harán dos funciones el próximo 2 de agosto. 






Comentarios