Al delincuente no le importó que fueran las 9 de la mañana y que estuviera en una de las zonas más transitadas de la ciudad.


Ya parece no haber horario, zona, movimiento de gente ni protección alguna que inhiba a los delincuentes. Una muestra de ello es el robo que sufrió un residente de un edificio céntrico, a quien ladrones le sustrajeron la bicicleta tras forzar el portón.

El hecho ocurrió la última semana a las 9:15 de la mañana en un edificio de Zeballos entre Paraguay y Presidente Roca. En las imágenes captadas por la cámara de videovigilancia de la cochera del inmueble se ve primero al ladrón violentando el portón para hacerse un hueco por el que poder introducirse.

Un minuto después aparece con una bicicleta, que deja a un costado, para nuevamente forzar el portón para poder salir. En esta ocasión, contó con la ayuda de un cómplice. En la escena se ve a automovilistas, motociclistas y hasta peatones que pasan por al lado sin siquiera inmutarse ante el evidente robo.

Lo cierto es que los malvivientes escaparon con el rodado en su poder como si nada.





Comentarios