El estudiante de la UTN Rosario participó de un hackathon mundial que la red social organizó en Estados Unidos y llegó a la final.


Un santafesino viajó a Sillicon Valley y fue el único argentino en alcanzar la final de la Facebook Developer Conference, un certamen internacional que explora posibles desarrollos para la red social. Se trata de Ignacio “Nano” Brasca, un joven que estudia en Rosario y tuvo la posibilidad de cruzarse con el mismísimo Mark Zuckerberg.

Nano Brasca, finalista en competencia mundial de Facebook

El evento, también conocido como F8, reúne a desarrolladores de todo el mundo para que analicen los últimos avances de Facebook, como por ejemplo los satélites propios en los que están trabajando para ofrecer una completa conectividad, los algoritmos para reducir el bullying, el terrorismo y los agravios en internet, y la masiva incorporación de inteligencia artificial y realidad virtual.

Santafesino finalista de un certamen mundial de Facebook (Facebook: Nano Brasca)

Pero también ofrece un espacio para que equipos de programadores armen aplicaciones que pueden ser útiles a la red social. Los elegidos, se lleva un importante premio económico y la posibilidad de trabajar para este gigante mundial. Y Nano, nacido en Armstrong y alumno de Sistemas de la UTN Rosario, estuvo entre los ocho finalistas.

Ya había participado en otros eventos organizados por la red social junto a unos amigos con los que desarrolló Pilcrow, una aplicación para ayudar a personas en situación de calle. Esta vez aplicó a un Hackaton de 48 horas y fue seleccionado, con viaje y estadía incluida en Estados Unidos.

“Nunca había salido siquiera del país, ni viajado en avión, y cuando llegué a Sillicon Valley me preguntaba ¿qué hago acá?”, le contó al sitio Cultura Geek. Tras armar equipo con jóvenes de distintas partes del mundo, “educación” fue el tópico elegido para trabajar.

Nano Brasca, finalista en competencia mundial de Facebook

“Elegimos educación porque todos éramos de países con problemas en este aspecto. La aplicación que desarrollamos, OpenCurriculum, permite actualizar la currícula de todos los profesores del país a una currícula actualizada global. Por ejemplo, un profesor en Stanford sube su programa y un profesor de Sudáfrica la puede bajar y utilizar”, detalló. A su vez la app permite hacer modificaciones desde cualquier punto para mejorar los planes educativos.

El desarrollo permite además que los contenidos se traduzcan automáticamente al idioma del usuario, pero sin usar traductor sino inteligencia artificial dentro de la aplicación para no depender de internet. Pero más allá de la experiencia, lo mejor llegó el día de la evaluación.

“Estábamos esperando el veredicto de los jueces. Pasaban por cada proyecto y cada representante tenía que comentar sobre el mismo, qué hace, qué no hace. Antes de que nos tocara a nosotros la gente empieza a enloquecerse y no entendíamos nada. Nos damos vuelta y aparece Mark Zuckerberg”, relató el joven y agregó que una vez que logró evitar el desmayo, tuvo que explicarle junto a sus compañeros lo realizado al mismísimo creador de Facebook.

“No sabemos si vino porque se lo comentaron y quería verlo, o sí fue a ver proyectos al azar. Aunque seguramente se los habían comentado porque fue a ver dos proyectos de 50. O tuvimos muchísima suerte o ya sabía”, se entusiasmó Nano. De esas 50 iniciativas, solo ocho pasaron a la final, y aunque su equipo no pudo alzarse con el premio mayor, para el santafesino “es como si hubiera ganado”.

Y como frutilla del postre, le tocó pasar al escenario a explicar su proyecto y tras eso, Zuckerberg en conferencia mostró fotos de su equipo trabajando en la aplicación. “La verdad que lo cuento y todavía no puedo creerlo, al día de hoy no caí y creo que me va a costar un tiempo creerlo, pero no me voy a dormir en los laureles y seguiré trabajando”, cerró.

Santafesino finalista de un certamen mundial de Facebook (Facebook: Nano Brasca)






Comentarios