Dos reclusos fueron recapturados en las primeras horas del miércoles y este jueves continuaba la búsqueda.


Un episodio de película se registró este miércoles al mediodía en el kilómetro 3 de la autopista Rosario-Santa Fe, cuando un celular del Servicio Penitenciario que viajaba desde la Unidad III a Coronda se detuvo de forma abrupta y nueve internos escaparon. Allí hubo un “breve enfrentamiento” y un agente resultó herido de bala antes de que atraparan a dos de ellos. 

El ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro confirmó que se asignaron 120 efectivos de la Unidad Regional II y otras reparticiones de las fuerzas provinciales para continuar este jueves con la búsqueda de los prófugos restantes.

El minibús frenó de forma brusca sin la intervención de otros rodados. (Captura de pantalla)

Al anochecer de una jornada ajetreada para las autoridades, el comisario Daniel Corbellini confirmó que los delincuentes iban armados y consiguieron robar dos autos a punta de pistola para continuar su escape. Tanto el Fiat 147 como el Volkswagen Suran habían sido hallados a la tarde en la zona norte de Rosario.

El operativo policial obstruyó el tránsito desde el mediodía hasta las 16 entre Rosario y Granadero Baigorria. (Captura de pantalla)

Desde la Casa Gris indicaron que los detenidos eran trasladados de regreso al penal de Coronda después de una visita familiar coordinada en la Unidad Penitenciaria 3 de Riccheri y Zeballos. Si bien no pudieron confirmar en detalle la mecánica, lo cierto es que había 13 internos a bordo y nueve de ellos consiguieron huir después de agredir al personal que los vigilaba. El fiscal Marcelo Maximino remarcó que dentro del vehículo encontraron esposas tiradas y que “deberían haber estado” usándolas, por lo que luego el caso pasó a manos de la unidad de Corrupción y Violencia Institucional.

Entre los evadidos hay personas con condenas por homicidio, robo calificado, amenazas e incluso una fuga anterior en la cárcel de Pérez. Quienes huyeron lograron quitarle las armas a los agentes penitenciarios e hirieron a uno de ellos. El custodio fue derivado desde el Hospital Eva Perón al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) y estaba fuera de peligro después de sufrir lesiones en un glúteo y una pierna, mientras que el chofer del minibús terminó golpeado.

Con respecto a la situación procesal de los diez encargados del traslado, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) les formó causa por facilitamiento de evasión. Se les secuestraron sus armas reglamentarias y teléfonos celulares entre otras medidas para dilucidar lo que ocurrió.






Comentarios