La resolución beneficia a un inspector de Litoral Gas y uno de los reparadores que trabajó en el edificio.


A menos de 48 horas de que comience el juicio oral y público por la explosión en Salta 2141, la Fiscalía decidió dejar de lado las imputaciones contra dos acusados entre las 11 personas citadas para el proceso a partir de este miércoles.

Ante la falta de evidencia, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) desistió del pedido para condenar por estrago culposo seguido de muerte al reclamista Gerardo Bolaños, uno de los tres inspectores de Litoral Gas procesados. La misma medida fue adoptada en el caso de José Luis Allala, el primer gasista que hizo reparaciones en el gabinete del edificio dos semanas antes del estallido.

A diferencia de la postura de los funcionarios judiciales, la querella ratificó que aspira a sancionar a todos los implicados en la causa que se abrió a partir del incendio y el derrumbe registrados el 6 de agosto de 2013. Allegados a Débora Gianángelo son los únicos familiares de una de las 22 víctimas fatales que tomarán parte en el debate en paralelo con la demanda civil por el deceso de la joven estudiante de Derecho oriunda de Arteaga.

El MPA confirmó que habrá cuatro fiscales a cargo de presentar las pruebas ante el tribunal que preside Marcela Canavesio en compañía de Rodolfo Zvala y Juan Carlos Leiva.  En total fueron citados 136 testigos como parte del proceso que se desarrollará hasta el mes que viene en el Centro de Justicia Penal.






Comentarios