Era el 17 de mayo de 1978 cuando la Laguna Mar Chiquita se volvió incontrolable y avanzó sin piedad sobre más del 60 por ciento del pueblo, sepultando los sueños, el trabajo y el esfuerzo de su gente.


La historiadora miramarense Mariana Zapata, a través del sitio Había una vez, recordó el trágico episodio que vivió Miramar el 17 de mayo de 1978, cuando el avance de la Laguna Mar Chiquita fue incontrolable, después de intensas lluvias que comenzaron a registrarse en el año 1972. Al principio parecían una bendición, porque una gran sequía que se extendió durante más de una década, había dañado turísticamente a la población.

Pero los aguaceros se intensificaron hacia 1976, siendo la zona rural la primera perjudicada. Plantaciones de olivo, granjas y criaderos de nutrias, fueron los primeros en comenzar el exilio.

Ya en 1977 el avance de las aguas hacia la zona urbana se tornó inevitable e incontrolable. No fueron suficientes bloques de cemento, bombas de extracción de agua, barricadas de escombros, bolsas de arena… Nada ni nadie pudo contra la furia de la Mar, “y el habitante cayó de rodillas reconociendo una segunda derrota”, describe Zapata, ante la segunda inundación, y la más grave, que azotó a la localidad.

Bajo el agua quedaron 37 manzanas del pueblo (más del 60 por ciento de la población), 102 hoteles (90 por ciento de la infraestructura turística), 198 casas particulares y más de 60 comercios de distintos rubros.

Plano de Miramar, la linea celeste demarca hasta donde llego la laguna en su segundo crecimiento.Para poder ubicarnos, es mas o menos la linea actual de costanera

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg

Inundación Miramar – 1978 – PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Inundación Miramar – 1978 – PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

La Mar Chiquita en su cara más violenta, viento norte y agua avanzando inexorable hacia la población.

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Defensa de pequeños bloques sobre la calle, detrás: “Chopería los Amigos”

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Calle Hipólito Yrigoyen

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Defensas de bloques de cemento, estos llegaron a tener tres metros de altura y pesar tres toneladas.Con bombas de agua se intentó bajar las napas, funcionaban día y noche, custodiadas por los vecinos

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Galería del Hotel Marchetti.

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Inundación Miramar – 1978 – PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Inundación Miramar – 1978 – PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Inundación Miramar – 1978 – PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

La ayuda siempre llegaba en tractor y acoplado

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Inundación Miramar – 1978 – PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Terminal de Omnibus

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Inundación Miramar – 1978 – PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Inundación Miramar – 1978 – PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Inundación Miramar – 1978 – PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Centro Termal Municipal,anegado a tres meses de ser inaugurado.

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Ingreso a la localidad. Fuente de los Deseos.

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

zquierda: Estación de Servicio Familia Magliano. Derecha: la Hotelera.

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

A la derecha de la imagen: Parroquia Virgen del Valle, izquierda: Terminal de ómnibus

PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983

Inundación Miramar – 1978 – PH: Daniel Franco y Otho Freudemberg – Año 1979 -1983




Comentarios