Los ediles votaron para que el proyecto sea dejado en Comisión y tratado por los concejales entrantes. Hubo graves acusaciones cruzadas entre los miembros del Concejo Deliberante.


El proyecto presentado en septiembre por el bloque de Unión por Córdoba para la creación de un Código de Ética Pública, terminó de agrietar el seno del Concejo Deliberante de Río Primero.

Luego de tratarse en Comisión Parlamentaria el Código, de ser modificado por el asesor letrado municipal, y de aceptarse la quita de algunos artículos por parte de la edil oficialista, Adriana Martínez; la sesión especial convocada para este jueves 28 de noviembre, tomó por sorpresa a los autores del proyecto que dieron por hecho que se aprobaría por unanimidad, al haberse mostrado flexibles ante cada requerimiento planteado.

Sin embargo, a la hora de exponer cada edil su postura frente al Código de Ética, el primero en pedir que se lo dejara en Comisión fue el propio presidente del bloque de UPC, Ricardo Arnaudo, bloque del que surgió la iniciativa.

Ello sumado al texto leído por Adriana Martínez, del radicalismo, donde analizó artículo por artículo del proyecto, menos los siete que había pedido retirar en la reunión de Comisión, considerándolo como una “redundancia” al estar contemplada la ética en leyes mayores; desató la acalorada discusión en el recinto, que terminó aceptando la moción de Arnaudo de dejarlo en Comisión para que sea tratado por los concejales entrantes.




Comentarios