Trabajadores del volante de Villa del Rosario, Río Primero, Tránsito y Villa Santa Rosa, fueron engañados con una nueva modalidad de fraude


Un remisero de Río Primero se animó a denunciar un hecho que lo tuvo como protagonista. Inmediatamente, otros trabajadores del volante contaron sus experiencias similares y crearon un grupo de Whatsapp para tratar de defenderse y estar alertas ante llamados que -con distintas artimañas- los llevan a retirar encomiendas que nunca llegan y para las cuales deben realizar un depósito que luego se les restituirá. Lo cierto es que una vez depositado el dinero, no es posible volver a entablar comunicación.

Los hechos se registraron en la misma semana, cuando dos remiseros de Villa Santa Rosa, dos de Villa del Rosario y uno de Río Primero, fueron estafados con el cuento del tío. Héctor Troncoso de Río Primero, se animó a denunciar la estafa y alertó a sus colegas

Fue gracias a esa medida, que un remisero de Tránsito, fue alertado justo a tiempo, antes de que realizara el depósito que le pedían. Los trabajadores del volante esperan que el hecho se difunda para evitar que sigan estafando a sus pares.

También denunciaron que la policía no estaría actuando: “Tengo el número de teléfono, documento de identidad, todo, y aún así me dicen que no pueden hacer nada”, lamentó Troncoso.

La Modalidad

Héctor Troncoso es remisero desde hace siete años y reconoce que nunca le tocó vivir una situación similar a la de este martes cuando a través de una llamada telefónica, de alguien que se identificó como José Luis Grimaldi de La Francia, y le pidió realizar un viaje hasta Río Cuarto a retirar una encomienda con medicamentos para caballos.

Con identidad falsa pero utilizando un apellido reconocido y de trayectoria en la zona para no generar dudas, el sujeto mantuvo una comunicación fluida con el remisero a fin de asegurarse que llegase a destino. Una vez en Río Cuarto, la directiva fue dirigirse hasta un Rapipago donde debía abonar 12.700 pesos, aduciendo que por un imprevisto si no se realizaba el pago, no entregarían la mercadería que le habían enviado a buscar.

Una vez realizado el pago, las horas comenzaron a pasar y la encomienda nunca llegó. Las comunicaciones se discontinuaron y Troncoso no logró que le atendieran las insistentes llamadas ni mensajes que envió, pese a permanecer en línea el contacto desde el cual lo habían contactado.

Al darse cuenta del engaño, se dirigió a una comisaría de Río Cuarto donde no le quisieron tomar la denuncia por no haber pasado el suficiente tiempo para comprobar que realmente se trataba de una estafa y no de un malentendido.

Troncoso regresó a Río Primero, donde sí le tomaron la denuncia pero sin darle esperanzas de que se pudiera lograr dar con los malvivientes.

La misma metodología, con el mismo nombre, pero con viajes a distintos destinos, sufrieron remiseros de Villa del Rosario, Villa Santa Rosa y Tránsito, corriendo este último con más suerte porque al llegar a hacer el depósito a Río Primero, fue alertado en la terminal de pago sobre lo que estaba ocurriendo.

Los números desde los cuales se realizaron las llamadas son: 3564 678138 y 3434 154820




Comentarios