Los concejales oficialistas aprobaron la toma de dos créditos por 480 mil pesos para concluir los baños del polideportivo municipal, a devolver en 36 meses. Sin embargo Mondino deberá entregar la gestión en tres meses.


El Concejo Deliberante de Santiago Temple no deja de sorprender. Primero los ediles oficialistas no se presentaban a sesionar, y ahora se vienen posponiendo dos proyectos de la oposición (cuyo edil es el intendente electo que asumirá en diciembre), en los que solicitan una auditoría financiera por parte de la UNC para conocer el estado del Municipio y también la ordenanza de traspaso de autoridades, aplazada en tres sesiones consecutivas ante la negativa del oficialismo de darle tratamiento.

Sin embargo, desde el bloque del justicialismo (integrado por miembros de la próxima gestión) denunciaron que en la última sesión llevada a cabo el 13 de agosto, presentaron y aprobaron por unanimidad dos proyectos de ordenanza para la toma de créditos. “Uno es por 160 mil pesos y otro de 320 mil pesos para concluir los baños del Polideportivo, para los cuales, el gobernador en su visita de septiembre de 2018 entregó un subsidio de 300 mil pesos, que no han sido rendidos hasta la fecha”, puntualizó Marta Abratte.

Abratte también recordó que el Municipio se declaró en emergencia en febrero cuando tomó otro crédito. “Todos estos créditos sin rendir comprometen a nuestra gestión”, denunció la edil señalando que el pago se hará en 36 meses, descontándose de la coparticipación, cuando a Mondino solo le restan tres meses de gestión, por lo que el intendente Marco Ferace deberá afrontar las deudas que se están tomando.

“Están comprometiendo nuestra gestión y esto no es legal”, enfatizó Abratte.




Comentarios