Se trata de Paloma Savid de tan solo 11 añitos. A raíz de una leucemia Mieloide Aguda debió someterse a un trasplante medular.


Todo comenzó hace tres años cuando a la pequeña Paloma, la cuarta de cinco hermanos, le diagnosticaron aplasia medular. Esta enfermedad implica la desaparición de las células encargadas de producir la sangre en la médula ósea, lo que da como consecuencia la disminución de los glóbulos rojos, de los glóbulos blancos y de las plaquetas en la sangre periférica.

La niña recibió un tratamiento químico por no ser compatible con ninguno de sus hermanos, lo que finalmente generó la leucemia mieloide aguda, la que le fue diagnosticada en diciembre de 2018.

Paloma Savid

Nada fue fácil para esta guerrera. Cada quimioterapia la llevó a terapia intensiva, por lo agresivo del tratamiento, hasta que pudo ser trasplantada el 7 de junio en el Hospital Privado de la ciudad de Córdoba.

Este sábado, Paloma pudo regresar a su hogar después de meses en el hospital, y de a poco va rehaciendo su vida, volviendo a tomar clases gracias a una maestra hospitalaria que acude a su casa, recibiendo el cariño de su familia y amigos, recuperando sus espacios y cosas.

Unas tías abuelas le prestaron a la familia una casa para que ya no tengan que afrontar un alquiler, pero necesitan acondicionarla para que cumpla con los requerimientos sanitarios exigidos por los médicos de la niña. Es por eso que los papás piden a quienes puedan colaborar pintura látex (la vivienda es de 90 metros cuadrados).

La mamá de Paloma es docente suplente, por lo que al pedir la licencia para acompañar a su hija, dejó de percibir su salario. Carlos, el papá de la niña, también es profesor pero sólo es titular de dos horas cátedra, por eso también tiene un emprendimiento independiente como productor de medios audiovisuales en Canal C.

Una enfermedad así requiere las 24 horas de cuidado y acompañamiento al niño, por lo que su situación económica se vio resentida y viven de la ayuda de amigos y familiares.

Paloma Savid

“Para nosotros fue algo muy complejo”, comienza relatando Carlos, conmovido hasta las lágrimas, consciente de todas las duras batallas pasadas pero también preocupado por todo lo que viene hacia adelante. “Los tratamientos son muy agresivos para el cuerpo, son experiencias muy traumáticas para todos que te dejan totalmente paralizado”, asegura.

Sin embargo, en medio de la lucha, Carlos organizó un evento solidario en beneficio de todos los niños del Hospital Privado. Fue en el Club Unión Eléctrica. “Un amigo me preguntaba por qué lo hacía para todos, por qué no sólo para Paloma; pero pasa que en el Hospital nos conocemos todos, terminamos siendo una gran familia donde cada niño es como si fuera tu hijo. Se trata de tener empatía”, sostiene el joven papá.

En ese evento, Paloma cantó y deleitó con su voz a todos los presentes. “Ella tiene mucha más fuerza que nosotros. Ella tiene la capacidad de aceptación que no sé si yo tendría”, asume Carlos, profundamente orgulloso y maravillado de su pequeña.

Paloma Savid

Y esa empatía se torna parte del ADN de esta familia, que en medio de su profundo dolor y necesidades, miró más allá, los miró a todos. “El otro día uno de los nenes que fue dado de alta y pudo volver a su provincia, me dijo que el hospital es la cárcel de los niños… Enfermedades así tienen una carga emocional muy fuerte, más en los niños, porque muchos mueren en el camino”, cuenta Carlos mientras -seguramente- pasan por su mente las caritas de los pequeños que fueron llamados antes al cielo.

Paloma tiene un camino largo por delante: “Hay que esperar un año entero la evolución de la médula nueva con controles permanentes”, comenta el papá, pero sin dudas en todo este tiempo será esencial su relación con la música, de donde toma su fuerza, su empuje y la energía para seguir.

Para ayudar a la familia, el teléfono del papá es 351 3480205. En Río Primero estaremos recibiendo donaciones en la sede de la UBP (Av Sarmiento 192). Además de la pintura, necesitan sábanas, frazadas, toallas y toallones nuevos; crema hidratante Johnson; jabón corporal líquido o Dove; toallitas húmedas sin alcohol; protector solar +50.

“Estos elementos de higiene y cuidado personal son a raíz de que por la quimioterapia, la piel de Paloma quedó muy sensible y debe ser cuidada para evitar complicaciones”, explicó el papá agradeciendo desde ya a todos los que puedan sumar su colaboración.

Mirá la presentación de Paloma en el evento solidario, a partir del 1.30 minuto.





Comentarios