El cura Agustín Rosa Torino está imputado por los delitos de "abuso sexual gravemente ultrajante y abuso sexual simple.


A través de su página web, el Ministerio Público Fiscal confirmó este viernes que fue elevada a juicio la causa contra el cura Agustín Rosa Torino, quien está imputado por los delitos de “abuso sexual gravemente ultrajante y abuso sexual simple, en ambos casos agravados por ser ministro de culto reconocido”.

La fiscal penal Nº 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, María Luján Sodero Calvet, dijo que con esta información lo que ahora resta es esperar el sorteo de la Sala del Tribunal de Juicio, cuyos miembros deberán fijar la fecha para la audiencia de debate.

Tras la presentación del requerimiento a juicio, la defensa técnica del religioso presentó su oposición ante el Juzgado de Garantías Nº 1, a cargo de Ada Guillermina Zunino. Sin embargo, la magistrada decidió mantener la imputación y elevó la causa a juicio.

El cura Agustín Rosa Torino, acusado de abuso sexual. (Web)

Los Hechos

Rosa Torino, conocido sacerdote fundador del Instituto Religioso Hermanos Discípulos de Jesús de San Juan Bautista, que tiene varias sedes en esta ciudad, el país y el exterior, fue detenido el 21 de diciembre de 2016 en las instalaciones que dicha orden religiosa posee en Finca La Cruz.

La captura se concretó a pedido de la fiscal Sodero Calvet, quien investigó el caso a partir de tres denuncias radicadas por ex integrantes de dicho instituto religioso. Rosa Torino fue acusado de los delitos de abuso sexual por parte de dos ex novicios y una ex monja de la congregación.

El sacerdote permaneció varios días internado por problemas cardíacos y de diabetes, pero cuando le dieron el alta, la fiscal Sodero Calvet formalizó el decreto de imputación en su contra por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser ministro de culto reconocido.

Posteriormente y a partir de dos nuevas denuncias, la representante del Ministerio Público amplió la imputación en contra del cura por el delito de abuso sexual simple, también agravado por tratarse de ministro de culto reconocido. Hasta ese entonces permaneció detenido y con prisión preventiva, confirmada por la jueza Zunino.

A fines de agosto de 2017, sin embargo, un fallo del Tribunal de Impugnación revocó la prisión preventiva del sacerdote y ordenó la prisión domiciliaria en un inmueble de finca La Cruz, como así también autorizó su salida de la provincia en algunas oportunidades.

Luego de reunir las pruebas y el aporte de unos 50 testigos, la fiscal requirió el juicio del imputado en octubre de 2018. El proceso se demoró debido a que la defensa de Rosa Torino, a partir de ese momento, efectuó una serie de planteos tendientes a lograr el sobreseimiento. Al no haber podido lograr su cometido, se confirmó que la causa fue elevada a juicio y el sacerdote deberá responder por los cargos que le imputan.

El religioso fue acusado por dos jóvenes que desde los 14 años ingresaron a la congregación para ordenarse como sacerdotes. Luego de permanecer un tiempo en Salta fueron llevados a una sede del instituto, en la provincia de Santa Cruz, donde quedaron a cargo del cura Emilio Parma, mano derecha de Rosa Torino. Los chicos denunciaron que fueron abusados por Parma y cuando retornaron a esta ciudad hablaron con Rosa Torino, quien no solo les pidió que perdonaran a su colaborador, sino que también fueron víctimas de abusos.

Cuando salió en libertad el cura Rosa Torino dejó entrever que fue víctima de una persecución por parte de las autoridades de la arquidiócesis de Salta. Antes de ser detenido estaba en retiro al haber sido suspendido como sacerdote. Además, por disposición del Vaticano se había dispuesto la intervención de su congregación por el manejo de los fondos que recibía.

Fuente: (El Tribuno)






Comentarios