Las pocas fuentes laborales que existen en la ciudad han implicado largas colas de personas buscando trabajo en los últimos días.


Tal como ocurrió días atrás con una panadería que solicitó una empleada para atención de público y que implicó que se presentaran más de cien personas para ocupar la vacante, lo mismo ocurrió ayer con una carniceria que también solicitó empleados por apertura de local.

Estos hechos constituyen una verdadera postal de la crítica situación económica por la que pasa esta capital provincial, con escasas fuentes laborales y una Canasta Básica cada vez más inaccesible por los altos costos monetarios.






Comentarios