Preocupación: canes envenenados en Río Turbio, Puerto Deseado y Los Antiguos.


En medio del descontrol con que crecen las jaurías de perros en diversas localidades de la provincia, un cuestionable método de control de población canina comenzó a aplicarse de manera anónima: “matanza masiva por envenenamiento”.

El tema es tan grave que varios municipios lanzaron campañas de castración; pero en lugares como Río Turbio – en donde más de medio centenar de perros aparecieron muertos en la vía pública – se decreto emergencia sanitaria, y se inició una investigación judicial. En tanto en Los Antiguos se dispuso de patrullajes especiales de la policía para dar con las personas que estarían esparciendo el “veneno” en las calles.

No se trata de un tema netamente ambiental o veterinario; ya que este tipo de repudiable método de control canino, genera un peligro sanitario y en riesgo la vida humana.

A frenar esto, apuntó el decreto municipal, 859/2019 de la comuna de Río Turbio, que declaró “emergencia medioambiental y sanitaria por un plazo de 30 días además de realizar una denuncia penal por “presunta infracción a la ley nacional 14.346 sobre prohibición de maltrato animal y violación del artículo 200 del Código Penal de la Nación, sobre delitos contra la salud pública y envenenamiento de sustancias alimenticias”.

rio turbio perros enveneados

Peligro

En los últimos días aparecieron al menos 60 perros muertos en las calles de Río Turbio y según las primeras estimaciones habría esparcido unos 70 kilos de carne envenenada.

“Nunca pasó algo de tal magnitud, de esta manera tan masiva, se está hablando de más de 60 perros muertos de los que avisaron primero los vecinos a través de las redes y entre ayer y hoy con denuncias en la Policía”, dijo a Télam Janina Ramos, de la agrupación protectora de animales Patitas de la Cuenca.

Ramos señaló que “los vecinos apuntan a un estanciero que arrojó carne de una potranca vieja con alguna sustancia venenosa que todavía no se puede determinar, porque recién ahora se envió una muestra de laboratorio para analizar en Río Gallegos”.

De acuerdo a los testimonios recolectados por Ramos, las denuncias llegaron de los barrios de la periferia de Río Turbio y la carne envenenada también fue arrojada frente al hospital de esa ciudad. Las zonas afectadas son El Mirador del cóndor, Hielos Continentales, cerca de la plaza de niños del barrio Eva Perón y el barrio Sanidad. La causa quedó a cargo de la jueza de instrucción Betina Bustos.

Castraciones

En Los Antiguos ocurrieron hechos similares, y la respuesta de la comuna fue pedir que la policía vigile las calles para dar con los “envenenadores”.

Además, anunció el plan de “tenencia responsable y castraciones gratuitas”, que llevarán adelante los dos veterinarios de la localidad. Se estima que en septiembre se realizarán 150 castraciones masivas a través de un convenio con la empresa NewMont-Gold Corp, la cual aporta los insumos y demás materiales necesarios, y cubre el costo de las intervenciones.

El plan incluiría charlas informativas, un “refuerzo en la recorrida de calles y las guardias policiales, para evitar delitos en relación al envenenamiento. También se visitarán los medios de comunicación de la localidad, donde un grupo de profesionales, personal de policía y del municipio; abordarán la problemática y brindarán información al respecto”, anunciaron desde la comuna.

Al rescate

La noticia se viralizó en las redes sociales y durante todo el fin de semana voluntarios de ONG y vecinos salieron a las calles a rescatar a los animales que aún estaban con vida y a embolsar a los que ya estaban fallecidos.

Los perros que salvaron están internados en estado crítico en tres veterinarias de la zona. “Matar a perros no es la solución para tratar esta situación crítica, donde hay muchos perros callejeros. En 2015 pasó algo similar. Hubo una matanza masiva pero no de esta índole, que es mucho mayor ya que también afectó a aves y se puso en riesgo a los niños que caminaban por ahí”, contó a TN la periodista Mónica Godoy de FM Tiempo.





Comentarios