Una vecina de esa localidad fue víctima de este tipo de engaños que están a la orden del día. Mirá cómo fue el ardid para sacarle la plata.


Una vecina de la localidad de Laboulaye perdió 132 mil pesos de su caja de ahorro debido a un engaño telefónico que llevaron a cabo delincuentes que se dedican a este tipo de actividades y están “a la pesca” cuando alguien se descuida.

La señora contó que pese a advertir la estafa en el momento y avisar al banco para bloquear su tarjeta y cuenta, los delincuentes lograron concretar la transacción días después del llamado con sus claves.

Cómo fue. La damnificada recibió el pasado mes una llamada de un supuesto representante del Estado y detalló que la característica del teléfono era de Buenos Aires.

“Me dijeron que tenían que hacerme un depósito en la caja de ahorro, porque me tenían que devolver dinero que había pagado de más en los Ingresos Brutos”, contó Zulema Álvarez en diálogo con LV20 Laboulaye.

“Me dijeron que me dirigiera al cajero y que ellos me iban a dar todas las indicaciones para que me pudieran hacer el depósito. Fui al cajero, ellos me dieron unos números, me dijeron que iban a hacer gestiones de clave. Esto fue en Banco Nación”, dijo.

“Me hicieron hacer alta de toquen, yo le di los números y me llamaron de vuelta porque se ve que faltaba un número. Cuando fui de vuelta al cajero me rechazó la tarjeta, ahí las chicas del banco me dijeron que era un engaño”, relató la mujer.

Al momento de advertir la estafa, el personal de la entidad procedió al bloqueo automático de la tarjeta y de las cuentas de la damnificada.

“En ese momento hice el trámite y estas personas no habían logrado sacarme nada, por eso cuando fui a la Policía no me tomaron la denuncia. Supuestamente no me faltaba nada”, explicó.

No obstante, los primeros días de este mes de junio Zulema ya con un nuevo plástico intentó volver al cajero para realizar la habilitación pero tuvo problemas al ingresar la contraseña.

Cuando se dirigió al banco para plantear la situación, le advirtieron que las personas que la engañaron usaron sus claves y vaciaron la cuenta. “El problema es que las contraseñas que quedaron eran las viejas y ellos ya las tenían”, se lamentó.






Comentarios