El día de hoy, el gobernador de Chaco, Jorge Milton Capitanich, inauguró el Centro de Prevención de Consumo Problemático en Resistencia. El lugar es un espacio para el abordaje y la rehabilitación con tratamiento de carácter ambulatorio con una capacidad de seguimiento de 100 personas.

El gobernador manifestó que “la prevención de consumos problemáticos implica fortalecer la educación, el deporte y la participación comunitaria para prevenir, mejorar los procesos de rehabilitación y acompañar la reinserción social”.

“Promovemos medidas de tratamiento en el marco de la Ley 26.557 de Salud Mental entendiendo que es una cuestión compleja que requiere un enfoque interdisciplinario, holístico e integral”, agregó al respecto Capitanich.

La obra requirió una inversión de $33.650.474, y se encuentra en Vedia al 352, en Resistencia. Cuenta con ambientes apropiados para actividades de asistencia, contención, estimulación y recreación de las personas que asisten. Tiene por fin fortalecer la atención primaria y reducir desigualdades en cuanto al acceso a la salud.

Este es el segundo edificio de su tipo en la provincia, pues ya se ha construido uno en Sáenz Peña. A su vez, también existen servicios similares en los hospitales de la provincia y las Casas de Medio Camino. “También es muy importante trabajar en la prevención y lo hacemos desde Educación y Deporte, en articulación con la participación activa de la comunidad, las organizaciones e iglesias que son muy importantes porque la prevención requiere una militancia activa”, señaló el mandatario provincial.

Finalmente, el ejecutivo chaqueño festejó la inauguración de ésta y tantas más obras en en los últimos días: “tenemos 63 obras para inaugurar en los próximos nueve días; la obra pública dinamiza la economía y genera empleo, mejorando así la calidad de vida de la gente y garantizando derechos”.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Social, María Pía Chiachio Cavana, subrayó: “este centro, que será administrado por el Estado, va a permitir atender a muchas familias que en su seno tienen a jóvenes que están atravesando situaciones de consumo problemático”.

“Cuando el trabajo de abordaje territorial y las políticas de prevención se sostienen en el tiempo se obtienen resultados”, indicó la ministra, a la vez que agregó: “generalmente las personas que padecen estos problemas no acuden al Estado o se acercan a los centros de atención, por eso es muy importante la presencia en el territorio y los barrios para prevenir o detectar casos, para luego trabajar con la comunidad del lugar”.